• El refinanciamiento de hipoteca te permite reducir la tasa de interés y ahorrar dinero en el costo de tu inmueble
  • Puedes optar por un refinanciamiento que reduzca tu plazo de pago u otro que te dé liquidez inmediata por la revalorización de tu vivienda
  • Es recomendable aplicar dentro de los primeros 5 años para obtener los mejores beneficios de ahorro

Los bienes raíces son por excelencia uno de los rubros más rentables y seguros para invertir. A medida que el mercado va cambiando y los inmuebles revalorizándose, las personas pueden obtener grandes beneficios de ahorro en la adquisición de propiedades, gracias al refinanciamiento de hipoteca.

Esta solución financiera consiste en solicitar un crédito para saldar la deuda inicial, con el objetivo de reducir las tasas de interés, optar por una cuota fija mensual, y reducir el plazo de pago. Por medio de este proceso, el prestatario utiliza la garantía del inmueble como una herramienta para renegociar las mejores ofertas y eventualmente obtener la titularidad a menor costo, y en menos tiempo.

A continuación te explicamos los puntos básicos que debes conocer sobre el refinanciamiento de hipoteca y qué debes tomar en cuanta antes de aplicar.

Empecemos con lo básico: ¿Qué es una hipoteca?

La hipoteca es una garantía que se concede al momento de solicitar un crédito para obtener vivienda a fin de asegurar al acreedor el cumplimiento de la deuda. Si bien la titularidad del inmueble queda en manos del acreedor hasta que se salde el monto total, el prestatario va adquiriendo ventajas para renegociar a medida que va pagando.

En este sentido, el prestatario puede refinanciar su hipoteca con otro ente para mejorar sus condiciones de pago u obtener liquidez.

¿En qué consiste un refinanciamiento de hipoteca?

Un refinanciamiento de hipoteca es un proceso mediante el cual se renegocian los términos de un préstamo hipotecario para reducir la tasa de intereses, el monto de la cuota mensual y el plazo de pago.

Suele realizarse a través de la solicitud de un nuevo crédito hipotecario para saldar el compromiso anterior, el prestatario aprovecha la revalorización del inmueble y la reducción de la deuda inicial para ceder la garantía sobre el inmueble a otro acreedor.

¿Por qué considerar el refinanciamiento?

El refinanciamiento puede servir como una herramienta para reducir las cuotas mensuales de hipoteca aliviando la carga financiera mensual sin quitar la posibilidad de adquirir la titularidad del inmueble; al reducir los intereses también permite que el abono a la deuda neta pueda ser mayor.

Por otra parte, según el tipo de refinanciamiento al que aplique, el prestatario puede obtener liquidez que le permitirá reinvertirlo en el hogar (reparaciones) o darle un uso personal si así lo desea.

Refinanciamiento de cuota y plazo

Consiste en obtener un nuevo crédito hipotecario negociando una tasa de interés más baja y una reducción del plazo de pago. Este tipo de refinanciamiento le permite al prestatario obtener la titularidad del inmueble en menor tiempo.

Esto es posible debido a que al reducir el interés, el aporte a la deuda neto puede ser mayor si se mantiene la cuota mensual inicial, por lo tanto, la deuda se puede saldar antes de lo esperado.1

Refinanciamiento de liquidez

Por medio de este tipo de refinanciamiento el prestatario solicita más dinero del que debe a la hipoteca inicial, optando por hasta el 80% del valor de su inmueble en el mercado actual, por ende, la revalorización del mismo sirve como una gran ventaja para la equidad de la vivienda.

Es decir, el prestatario recibiría el valor de la hipoteca inicial más la ganancia por revalorización. Este tipo de refinanciamiento suele utilizarse para obtener liquidez más que para ahorrar, pero igual puedes optar por una reducción del interés.1

Refinanciamiento de depósito

El refinanciamiento de depósito es lo opuesto al refinanciamiento de liquidez, en este caso el prestatario deposita una alta suma de dinero para abonar a la deuda neto con el fin de que el cargo por interés baje y el plazo se reduzca.2

Es una opción ideal para aquellos que requieren el crédito para obtener el bien inmueble en primera instancia, pero cuentan con suficiente liquidez para solventar la deuda en menos tiempo del esperado, reduciendo así su costo de inversión.

Beneficios para los propietarios

Factores como la revalorización del inmueble y la reducción de la deuda total con el acreedor inicial, pueden resultar en una negociación que beneficie al prestatario con una tasa de interés muy baja y la reducción del plazo (por ejemplo: de 30 años a 15 años).

En este sentido, el prestatario podrá ahorrar una considerable cantidad de dinero al mes, que, invirtiéndole de forma estratégica a la deuda neta puede ayudarle a adquirir la titularidad en menor tiempo.

¿Cuándo es el mejor momento para considerar un refinanciamiento?

El momento ideal para optar por un refinanciamiento es cuando tu inmueble cuenta con un buen porcentaje de equidad en relación con la deuda. La equidad de vivienda se refiere al valor actual del inmueble en el mercado menos tu deuda, las ganancias vienen de la revalorización o del monto que ya hayas pagado a tu acreedor inicial.

Mientras menos debas, mejor será el acuerdo de refinanciación y si se ha revalorizado drásticamente, más liquidez tendrás. Si los intereses de hipoteca han bajado también es un factor positivo para aplicar.

Razones para aplicar a un refinanciamiento de hipoteca

El refinanciamiento de hipoteca puede representar un alivio financiero para muchas familias promedio así como también servir de herramienta para personas que quieran optimizar sus ingresos de manera estratégica.

Algunas de las razones son poder optar por una reducción de interés del al menos el 1%, una cuota mensual fija en vez de una cuota ajustable, la reducción del pago mensual y del plazo, todo a fin de ahorrar dinero, obtener liquidez y la titularidad en menor tiempo.

¿Puede el refinanciamiento afectar el historial crediticio?

Por tratarse de un crédito, el historial y/o puntaje crediticio del prestatario es tomando en cuenta a la hora de considerar la asignación de la hipoteca. A pesar de no tratarse de un préstamo personal, un refinanciamiento impactará en dicho historial, sin embargo, no necesariamente de forma negativa.

Algunos factores que pueden influir en la decisión son los bienes que posee, la actividad en el manejo de deudas (si paga a tiempo), la cantidad de deudas abiertas (si debe mucho), los hábitos de consumo y los ingresos mensuales.3

¿Se puede refinanciar en cualquier etapa de la hipoteca?

Sí, a pesar de que el prestatario tenga años pagando su hipoteca siempre puede considerar un refinanciamiento, sin embargo, el momento ideal para obtener los mejores beneficios de ahorro es durante el inicio del préstamo (los primeros 5 años).

Esto se debe a que durante los primeros años del préstamo se cubren los intereses, por lo tanto, si aplicas luego de 20 años habrás perdido la oportunidad de ahorrar gran parte del dinero.

Cómo aplicar a un refinanciamiento de hipoteca

  • Identifica la equidad de vivienda restando el monto de tu deuda al valor de tu inmueble en el mercado
  • Asegúrate de que tu historia crediticia esté en orden
  • Identifica el objetivo del refinanciamiento (reducir el plazo, reducir las cuotas, obtener liquidez entre otros)
  • Elige el tipo de refinanciamiento que mejor se adapte a ti
  • Investiga y comparar ofertas de acreedores
  • Elige a tu acreedor y asegura la tasa de interés
  • Cierra el acuerdo4
1
Central Bank, What it Means to Refinance Your Mortgage 2
The Mortgage Reports, What is a mortgage refinance, and how does refinancing work? 3
Bankrate, Mortgage refinancing: What it is and how refinancing works 4
NerdWallet, How to Apply for a Mortgage
  • El refinanciamiento de hipoteca te permite reducir la tasa de interés y ahorrar dinero en el costo de tu inmueble
  • Puedes optar por un refinanciamiento que reduzca tu plazo de pago u otro que te dé liquidez inmediata por la revalorización de tu vivienda
  • Es recomendable aplicar dentro de los primeros 5 años para obtener los mejores beneficios de ahorro

Los bienes raíces son por excelencia uno de los rubros más rentables y seguros para invertir. A medida que el mercado va cambiando y los inmuebles revalorizándose, las personas pueden obtener grandes beneficios de ahorro en la adquisición de propiedades, gracias al refinanciamiento de hipoteca.

Esta solución financiera consiste en solicitar un crédito para saldar la deuda inicial, con el objetivo de reducir las tasas de interés, optar por una cuota fija mensual, y reducir el plazo de pago. Por medio de este proceso, el prestatario utiliza la garantía del inmueble como una herramienta para renegociar las mejores ofertas y eventualmente obtener la titularidad a menor costo, y en menos tiempo.

A continuación te explicamos los puntos básicos que debes conocer sobre el refinanciamiento de hipoteca y qué debes tomar en cuanta antes de aplicar.

Empecemos con lo básico: ¿Qué es una hipoteca?

La hipoteca es una garantía que se concede al momento de solicitar un crédito para obtener vivienda a fin de asegurar al acreedor el cumplimiento de la deuda. Si bien la titularidad del inmueble queda en manos del acreedor hasta que se salde el monto total, el prestatario va adquiriendo ventajas para renegociar a medida que va pagando.

En este sentido, el prestatario puede refinanciar su hipoteca con otro ente para mejorar sus condiciones de pago u obtener liquidez.

¿En qué consiste un refinanciamiento de hipoteca?

Un refinanciamiento de hipoteca es un proceso mediante el cual se renegocian los términos de un préstamo hipotecario para reducir la tasa de intereses, el monto de la cuota mensual y el plazo de pago.

Suele realizarse a través de la solicitud de un nuevo crédito hipotecario para saldar el compromiso anterior, el prestatario aprovecha la revalorización del inmueble y la reducción de la deuda inicial para ceder la garantía sobre el inmueble a otro acreedor.

¿Por qué considerar el refinanciamiento?

El refinanciamiento puede servir como una herramienta para reducir las cuotas mensuales de hipoteca aliviando la carga financiera mensual sin quitar la posibilidad de adquirir la titularidad del inmueble; al reducir los intereses también permite que el abono a la deuda neta pueda ser mayor.

Por otra parte, según el tipo de refinanciamiento al que aplique, el prestatario puede obtener liquidez que le permitirá reinvertirlo en el hogar (reparaciones) o darle un uso personal si así lo desea.

Refinanciamiento de cuota y plazo

Consiste en obtener un nuevo crédito hipotecario negociando una tasa de interés más baja y una reducción del plazo de pago. Este tipo de refinanciamiento le permite al prestatario obtener la titularidad del inmueble en menor tiempo.

Esto es posible debido a que al reducir el interés, el aporte a la deuda neto puede ser mayor si se mantiene la cuota mensual inicial, por lo tanto, la deuda se puede saldar antes de lo esperado.1

Refinanciamiento de liquidez

Por medio de este tipo de refinanciamiento el prestatario solicita más dinero del que debe a la hipoteca inicial, optando por hasta el 80% del valor de su inmueble en el mercado actual, por ende, la revalorización del mismo sirve como una gran ventaja para la equidad de la vivienda.

Es decir, el prestatario recibiría el valor de la hipoteca inicial más la ganancia por revalorización. Este tipo de refinanciamiento suele utilizarse para obtener liquidez más que para ahorrar, pero igual puedes optar por una reducción del interés.1

Refinanciamiento de depósito

El refinanciamiento de depósito es lo opuesto al refinanciamiento de liquidez, en este caso el prestatario deposita una alta suma de dinero para abonar a la deuda neto con el fin de que el cargo por interés baje y el plazo se reduzca.2

Es una opción ideal para aquellos que requieren el crédito para obtener el bien inmueble en primera instancia, pero cuentan con suficiente liquidez para solventar la deuda en menos tiempo del esperado, reduciendo así su costo de inversión.

Beneficios para los propietarios

Factores como la revalorización del inmueble y la reducción de la deuda total con el acreedor inicial, pueden resultar en una negociación que beneficie al prestatario con una tasa de interés muy baja y la reducción del plazo (por ejemplo: de 30 años a 15 años).

En este sentido, el prestatario podrá ahorrar una considerable cantidad de dinero al mes, que, invirtiéndole de forma estratégica a la deuda neta puede ayudarle a adquirir la titularidad en menor tiempo.

¿Cuándo es el mejor momento para considerar un refinanciamiento?

El momento ideal para optar por un refinanciamiento es cuando tu inmueble cuenta con un buen porcentaje de equidad en relación con la deuda. La equidad de vivienda se refiere al valor actual del inmueble en el mercado menos tu deuda, las ganancias vienen de la revalorización o del monto que ya hayas pagado a tu acreedor inicial.

Mientras menos debas, mejor será el acuerdo de refinanciación y si se ha revalorizado drásticamente, más liquidez tendrás. Si los intereses de hipoteca han bajado también es un factor positivo para aplicar.

Razones para aplicar a un refinanciamiento de hipoteca

El refinanciamiento de hipoteca puede representar un alivio financiero para muchas familias promedio así como también servir de herramienta para personas que quieran optimizar sus ingresos de manera estratégica.

Algunas de las razones son poder optar por una reducción de interés del al menos el 1%, una cuota mensual fija en vez de una cuota ajustable, la reducción del pago mensual y del plazo, todo a fin de ahorrar dinero, obtener liquidez y la titularidad en menor tiempo.

¿Puede el refinanciamiento afectar el historial crediticio?

Por tratarse de un crédito, el historial y/o puntaje crediticio del prestatario es tomando en cuenta a la hora de considerar la asignación de la hipoteca. A pesar de no tratarse de un préstamo personal, un refinanciamiento impactará en dicho historial, sin embargo, no necesariamente de forma negativa.

Algunos factores que pueden influir en la decisión son los bienes que posee, la actividad en el manejo de deudas (si paga a tiempo), la cantidad de deudas abiertas (si debe mucho), los hábitos de consumo y los ingresos mensuales.3

¿Se puede refinanciar en cualquier etapa de la hipoteca?

Sí, a pesar de que el prestatario tenga años pagando su hipoteca siempre puede considerar un refinanciamiento, sin embargo, el momento ideal para obtener los mejores beneficios de ahorro es durante el inicio del préstamo (los primeros 5 años).

Esto se debe a que durante los primeros años del préstamo se cubren los intereses, por lo tanto, si aplicas luego de 20 años habrás perdido la oportunidad de ahorrar gran parte del dinero.

Cómo aplicar a un refinanciamiento de hipoteca

  • Identifica la equidad de vivienda restando el monto de tu deuda al valor de tu inmueble en el mercado
  • Asegúrate de que tu historia crediticia esté en orden
  • Identifica el objetivo del refinanciamiento (reducir el plazo, reducir las cuotas, obtener liquidez entre otros)
  • Elige el tipo de refinanciamiento que mejor se adapte a ti
  • Investiga y comparar ofertas de acreedores
  • Elige a tu acreedor y asegura la tasa de interés
  • Cierra el acuerdo4
1
Central Bank, What it Means to Refinance Your Mortgage 2
The Mortgage Reports, What is a mortgage refinance, and how does refinancing work? 3
Bankrate, Mortgage refinancing: What it is and how refinancing works 4
NerdWallet, How to Apply for a Mortgage